Spain: A Birds Eye View of Surveillance & Censorship Challenges Ahead

Spain: A Birds Eye View of Surveillance & Censorship Challenges Ahead

Authors: Clàudia Prat & Sandra Ordonez

One week after we celebrated the academy Award nomination for Laura Poitras and Citizenfour, the documentary about Edward Snowden, a major storm began in Catalonia. The documentary “Dead City” was broadcasted on Catalan television, sparking an emotional, nationwide debate about police brutality and overreach, torture and government corruption. This comes at the heels of the Ley Mordaza, a law which attempts to stomp out social movements and their coverage by making things such as demonstrations illegal.

This same week we, the authors of this post, were preparing a talk for Techno-Activism 3rd Monday in New York, focusing on the current state of censorship and surveillance in Spain. We were alarmed at the increasing surveillance and targeting of social activists in the past decade we were documenting. This lead to extensive talks about the Spanish Civil War and the Franco era, and the impact its fascist past may still be having on the Iberian country.

The following is a collection of recent events that help contextualize the censorship and surveillance issues Spain is currently experiencing.

Clever

Current Challenges in Spain @ a Glance

  • Spain has the highest unemployment rate in the EU at 26%, and a 50% unemployment in Spanish youth. Valencia is the region most hit by the economic downturn, and holds the country’s record for home repossession.
  • Spain’s new public security law, Ley Mordaza (Gag law), has been described as an attempt to stomp out social movements and their coverage. For example, non-sanctioned demonstrations are considered illegal as is their coverage. In addition, it is now legal for police to have blacklists for alternative press, activists and protesters, and perform external bodily searches at their discretion.
  • The Catalan region has their own PRISM-like surveillance program called CESICAT. In addition, in 2014, various “anarchists” were arrested for, among other things, using encrypted email RiseUp. This is troubling since generally strategies are first tested in the Catalan area and then implemented in the rest of Spain.
  • The country has suffered an array of dramatic political scandals of corruption and deception in recent years. This includes discovering that during the Franco era thousands of children from the underclass were stolen by hospital care-takers, many who were Catholic clergy, to be given to adoptive parents seen as more “proper.”
  • Hundreds of family have been evicted from their homes, causing social unrest and sparking strong social movements. For example, the Occupy Movement in Spain, known as the Indignados Movement, witnessed half of the nation’s population occupying public squares.

Ley Mordaza

Spain’s proposed new public security law, known as the Ley Mordaza (Gag Law), passed the lower house of the Spanish parliament in December 2014, and is set to be approved by the Senate in February 2015. Many describe the law as an attempt to stomp out social movements and their coverage. Concerned parties also report that it will give overwhelming power to law enforcement.

In addition, according to Amnesty International spokesperson Maria Serrano, the law deprives migrants of the right to asylum and their guarantee to a right to counsel and effective remedy. El Pais reports that 82% of citizens wanted to change or kill the bill.

Most troubling for many, is the the power it gives to law authorities who: can prohibit any protest if it is deemed that public order will be disputed; have blacklists for alternative press, activists, and protesters; perform external bodily searches at their discretion; perform random identity checks, which may believe will impact immigrants and minorities the most;

In addition, the following actions will be heavily fined up to 30,000 Euros.

  • Recording, photographing or publishing pictures or videos of the police;
  • Demonstrations not formalized by the state;
  • Protesting outside of government buildings;
  • Refusal to identify yourself to a law enforcement officers;
  • Carrying out meetings or assemblies in public spaces;
  • Impeding or stopping an eviction;
  • Disobedience or resistance to authority or its servants in the performance of their duties;
  • Altering public order in a hoodie or any other element that obfuscates your identity;
  • Offending or insulting Spain, the autonomous communities, the local authorities or their institutions, symbols, anthems and emblems; Demonstrating in places deemed as critical infrastructure such as airports or nuclear plants;
  • Celebratory public events that break the prohibition or suspension ordered by authorities.

Dead City: A Documentary that Has Caused Public Outcry throughout Spain for the Torture, Police Corruption and Civil Rights Violations Experienced by Four “Squatters”

The award-winning film, Dead City, is proof that filmmaking is one of our best allies to fight surveillance, censorship and police brutality. It documents the horrible chain of events that began on February 4, 2006, which has caused intense public outcry. For months, various entities tried to keep the film off the air. However, because of its popularity, it was finally broadcasted on January 18, 2015 on Catalan public TV.

[vimeo 86709558 w=500 h=281]

Dead City (Trailer) from 3boxmedia on Vimeo.

In a twist of fate, on the same day of broadcast a judge censured 5 minutes of the film. In response, social networks began to buzz and the 5 minutes went viral. At 10:25pm audiences of all ages sat in front of their TV as though it was an important soccer match, and thus achieving a record number of spectators.

What Happened on February 4, 2006?

On February 4, 2006, over 800 people gathered in a “squatted” building in Barcelona’s city center. The police started a baton charge outside the building with the hopes of eventually evicting the squatters. In response, individuals from the top levels of the building began throwing objects. This included a flower pot that hit a police officer and put him in a coma eventually leaving him in a vegetative state. While various witnesses saw the flowerpot being thrown from the top of the building, the police arrested nine people that were on the street level. For 4 of those 9 people, what followed was a case filled with irregularities, corruption, and torture, and eventually lead to a guilty charge of murder despite strong challenging evidence.

It didn’t go without notice that the four prosecuted were from marginalized communities: three had a Latin American background, and the one female, Patricia Heras, was part of the LGBTQ community. In a tragic turn of events, the constant torture they experienced, caused Patricia to commit suicide while in prison. Additionally, in an unrelated racially charged case, several of the arresting officers were later found guilty of torturing a man from Trinidad & Tobago.

View the film here 

The case became known as the 4F case and was barely covered by the Catalan or the Spanish press. Only journalist Jesús Rodriguez from the alternative newspaper La Directa, kept an active investigation, and eventually joined the documentary’s filmmakers at Metromuster. The torture experienced by the detained, however, did get the attention of Amnesty International.

Metromuster logo
Metromuster´s logo

Squatters and Activists in Spain: From Dirty Menace to Saviors of the Homeless

The film has also served to shed a light on the police’s profiling of “squatters,” which is tainted with racism, xenophobia, and homophobia.

The squatter movement began nearly 30 years ago in Barcelona, and its ideas and organizing have fueled popular networks like  the Platform for People Affected by Mortgages – a movement that has been well received by hundreds of families that have been evicted since 2008 because of bad mortgages and a worse economy.

For Spanish law enforcement and a percentage of the general public, the term “squatters” is used for anyone that looks a certain way, regardless of their lifestyle. As such social activists, protesters and others were placed under the same label. This is significant since “squatters” were seen as unacceptable, dirty, and an element that needed to be put under control. The 4F kids were arrested because they dressed a certain way. Ironically, Patricia Heras was a goth and was outraged that she was mistaken for a squatter, jokingly stating that she was more glamourous. When the 4F arrested it was not uncommon to hear people state, “ thats what you get for dressing that way.”

This view, however, has begun to change as more people benefit from social activism initiatives – and that number is quite large. Of all the countries in the EU, Spain has the highest unemployment rate at 26%, and a 50% unemployment in Spanish youth. In addition, the country has suffered an array of dramatic political corruption scandals. This includes making public that during the Franco era, which technically ended in 1975, thousands of children were stolen by hospital care-takers, many of which were Catholic clergy, and given to more “respectable” and “proper” adoptive parents.

 cartel-ciutat-morta_6

The Occupy Movement of Spain: Branding Protesters as Violent Terrorists.

The Occupy Movement in Spain, known as the Indignados Movement, witnessed half of the nation’s population occupying public squares. Yet and still, the mainstream media began branding protesters as “the violent ones” even though it was later revealed that many of the violent incidents were purposely sparked by undercover police, and the media never bothered to verify those rumors. 

The Catalan Police seized this moment to conduct a witch hunt of protesters. In a gesture of “surveillance innovation,” they built a website in 2012 asking citizens to collaborate in finding protesters whose pictures were upload to the site.

contra

The Catalan PRISM

Most alarming, in 2013 it was revealed that in 2009 the Catalan government had created their own PRSIM-like surveillance program called CESICAT. Thanks to documents leaked by Anonymous, we discovered that the program was being used to track journalists, activists, and lawyers. While CESICAT has not been really covered by the Spanish press, in 2014 the Center of Data Protection of the same Catalan government fined CESICAT for gathering unpermitted data of photojournalist Jordi Borràs, who denounced the case.

Security is Not a Crime Unless you are an “Anarchist”

In December 2014, 11 people were arrested and their electronics seized in different social centers and squats in Catalonia. It was known as “Operation Pandora” and brought hundreds of policemen to the oldest squat in Barcelona. The use of Riseup.net, or rather encrypted communications, was cited as one of the reasons the arrest happened. However, the police claimed they were terrorists, even though it is still not precise what kind of “terrorist” attack they had allegedly perpetrated. Today 7 of those 11 arrested people are still kept in Madrid prisons under secrecy order. Notably, the police branded these people as “anarchist” indepedent of whether they identified as such.

Decline of a free Press

In March of 2014, Spanish police attacked and injured seven journalists who were attempting to cover a violent arrest during a demonstration in Madrid. Throughout the year, other journalists have reported being prevented by law enforcement from taking photographs and gathering information during protests, and experiencing verbal and physical abuse.

Earlier this month, journalists at Spain’s state broadcaster RTVE started a sit-in to protest the arrival of the new heads of news, Jose Antonio Alvarez Gudin, who was previously at the right-wing daily newspaper La Razon. The journalists believe that Prime Minister Mariano Rajoy’s government is trying to tighten its control of the network ahead of 2015 legislative and local elections. Two of the country’s biggest unions, Commissioners Obrerars and the General Workers Union, have publicly stated that they feared the government was trying exercise greater control in an attempt to manipulate the news.

The 2013 Freedom House report noted increased self-censoring in the Spanish journalism world and a drop in quality reporting. The same report cites a 2013 survey of 1,700 Spanish journalists where 80% of respondents said they had been pressured into changing or removing content.

*** Update. All the detainees of Operation Pandora were released the 30th January 2015.

Entrevista a Grace Lee Boggs

Grace Lee Boggs tiene casi 100 años y su pensamiento humanista vigoriza la devastada ciudad de Detroit (norte de Estados Unidos). Si la conocida como Motor City se convirtió en el símbolo del «sueño americano», hoy sus inmensos terrenos parecen un escenario de posguerra: gigantescas calles vacías, solares abandonados y abun-
dante pobreza. Click here to read the full interview

Screenshot 2015-02-07 02.30.51

«Me entristeció descubrir que FEMEN se guiaba por un modelo patriarcal, pero decidí seguir filmando»

Entrevista a Kitty Green directora del documental sobre Femen; ‘Ukarine is not a brothel”, publicada en Zazpika, Primavera 2014.

Interview with Kitty Green, director of the documentary about FEMEN; ‘Ukarine is not a brothel”. Published in Zazpika, Primavera 2014.

CLICK HERE TO READ THE PDF – CLICA AQUÍ PARA LEER EL PDF

Screenshot 2014-07-18 08.50.46

‘El cine quiere ser interactivo, nosotros queremos ser cine’

Artículo publicado en El Mundo 30/05/2014En los últimos años, el llamado webdocumental o documental interactivo (i-doc), fusión de diseño web y documental está llamado la atención de documentalistas y festivales españoles. Este fin de semana, hay cita en España

Fotograma del webdocumental 'Highrise'

Fotograma del webdocumental ‘Highrise’ HIGHRISE

CLÀUDIA PRAT Toronto

Actualizado: 30/05/2014 11:56 horas

Mike Robbins salía el miércoles por la noche de Toronto para asistir como ponente en el Encuentro Interdocs de Barcelona, que se celebra estos días en el marco del festival de documentalDocsBarcelona. En los últimos años, el llamado ‘webdocumental’ (webdoc) o documental interactivo (i-doc), fusión de diseño web y documental está llamado la atención de documentalistas y festivales españoles. ‘Webdoc’ o ‘I-doc’ se refiere a trabajos que no se verán en cines o en televisión y que en cambio requieren que usuarios los exploren en internet.

Los canadienses y los franceses llevan tiempo experimentado en este nuevo terreno interactivo y Mike Robbins posee una ‘larga’ experiencia. Él es quién dirigió, hace tres años, el desarrollo y diseño web de Highrise, el conocido webdocumental de Katerina Cizek que sigue ganando premios: World Press Photo Multimedia 2014 y el Peabody Award 2014.

Helios Desgin Labs es una pequeña productora ubicada el barrio más ‘hipster’ de Toronto: “Lo paradójico es que los cineastas quieren ser interactivos y nosotros queremos ser más cinematográficos”, dice Robbins llevando su portátil en la cocina de la productora con vistas a backyard: “Creo que somos muchos intentado avanzar en el camino del ‘storytelling’ interactivo y aún nos queda mucho para llegar a mezclar bien el lenguaje web y el cinematográfico y crear algo nuevo”. Helios Desgin Lab también ha estado detrás del webdoc Offshore y 17,000 Islands. Y Robbins fue quien, por ejemplo, ideó el uso de navegación 3D para explorar One Millon Tower – una pieza dentro del multiproyecto, Highrise de Cizek: “Pueden recordar un poco a los videojuegos 3D pero en realidad¡Ellos copiaron primero a los arquitectos!“, exclama Robbins: “Lo que hicimos fue trasladar la idea que tenía Cizek de narrar en primera persona al uso de la navegación 3D, y también lo hemos hecho en Offshore”.

En Zaragoza estos días se está celebrando de forma online elDocs.21 “un festival para los documentales del siglo XXI” y que físicamente acontecerá el 13 de junio. En el DocumentaMadrid de este año también se ha realizado por primera vez una sesión sobre “cómo hacer un webdoc” organizado por Maria Yáñez y Lucía Andújar donde acudieron un centenar de personas del mundo audiovisual. “No vinieron programadores web” explica Lucía Andújar, “creo que hace falta encontrar espacios multidisciplinares donde la motivación venga tanto del campo de la narrativa como del desarrollo tecnológico”.

En RTVE se creó el año pasado el RTVE LAB, para experimentar en esta dirección y en el Encuentro Interdocs en Barcelona, además de la conferencia con ponentes como Mike Robins, Mandy Rose (i-docs) o Alvaro Liuzzi (Universidad Nacional de La Plata), saldrán los primeros proyectos interactivos en el pitching del festival (las presentaciones que se hacen para obtener financiamiento de productoras grandes o televisiones). “Hay una cantidad grande de proyectos en camino y en 2015 vamos a empezar a ver los resultados, los webdocs y documentales transmedia “made in Spain” han llegado para quedarse”, dice contundente Arnau Gifreu, doctorado en el tema y organizador del encuentro Interdocs.

Seguramente, cuando Mike Robbins entró a trabajar en Helios Design Lab hace 13 años no se imaginaba que en el 2014 viajaría hasta Barcelona para participar en un festival de documental: “trabajar en Highrise con Katerina Cizek nos abrió la mente a colaborar con más y distintas disciplinas”, dice moviendo su ratón entre las ramificaciones de su proyecto The Story Map realizado. “Ahora falta seguir explorando…” dice pensativo.

Canadienses y franceses han conseguido realizar sus proyectos interactivos gracias a grandes dosis de financiación pública y la apuesta de medios de comunicación innovadores. En España, iniciativas como el festival Docs21, el Interdocs, los StoryCode Barcelona o la continuidad que Lucía Andújar y María Yáñez quieren dar a #hacerwebdoc hacen preever que, si algo puede diferenciar algún día a los webdocs hechos en el Estado, provendrá del intercambio de ideas en estos encuentros y comunidades.

Entrevista con el director del documental sobre Swartz: “El MIT ayudó al Gobierno y no a Aaron”

El documental Aaron Swartz Documentary – The Internet’s Own Boy ha dejado conmovida a la audiencia del festival internacional Hotdocs en Toronto esta semana, como lo hizo anteriormente en el Sundance y en el SXSW. El film no sólo relata la vida de Aaron Swartz, el joven hacker y activista que se suicidó el pasado 2013, sino que es una pieza en la lucha por un Internet libre y neutral. Dirigida por Brian Knappenberger, el que fue director del documental sobre Annonymous We Are Legion: The Story of the Hacktivists (2012), la película nos adentra en la vida de Swartz y en todo su legado.Screenshot 2014-09-09 01.30.01

Podeu llegir l’entrevista sencera a Brian Knappenberger a Diario Turing : http://www.eldiario.es/turing/Entrevista-director-documental-Aaron-Swartz_0_254775378.html

Webdocumentary: possibilities of the 2.0 narrations

Original in Spanish. Published in Gara Journal May 2011

 Webdocumentary: possibilities of the 2.0 narrations

The blank page has disappeared and filmmakers have started playing. No longer do they write paragraphs: they now draw circles, crosses, layers and search for new formulas. Furthermore, this weekend in Brussels, web developers, producers, storytellers and journalists have been discussing the future of non-fiction narratives.

 Clàudia Prat. Brussels

It was exactly 10 years ago, in 2002, when the term “webdocumentary” first appeared in the framework of the Festival Cinéma du Reel in George Pompidou Center in Paris (France). This Festival is one of the worldwide reference festivals in documentary, and even if ten years ago a “webdoc” did not yet exist, new narratives and paths were being forged. “Webdocumentary is a genre neither exploited nor defined, it is in between the boundaries of television, websites, online magazines or blogs” said the original promotional pamphlet. Although “webdocumentary”  is still an unknown word for the majority of the population[1], with the exception of French and English audiences, different experiments and projects have spread all over the internet: they are the pioneers of what we now consider the hybrid of  native web documentaries.

Now: what does the “webdocumentary” offer? If you cross non-fiction stories, interactivity, collective collaboration, web design and videogames you will probably sense the doors of the future -and the not so far future- opening. For example, a user enters a website and a video asks them to choose their own path; or to become a journalist and investigate through interviews; or users can suggest what they want a group of filmmakers to film every week, or can chat with other users while watching a “webdoc”. That’s it: a webdoc is a new world of opportunities, in between interactivity, participation, narrative and multimedia.

This weekend, in the Millenium Documentary Film Festival -an international indie-social documentary festival- the first Webdoc Meeting was held. Lubmor Gúeroguiv, president of the Festival, says: “Broadcasters are lowering their budgets for documentaries. The Millenium Festival has always been an insurrection against all these monopolies. Now, using the web we can offer a democratic way of producing documentaries. This is a crucial moment and it must be analyzed”. During the meeting,  hundreds of people gathered for conferences and debates, discussing new financial and narrative opportunities. Lubmor Guéroguiv adds: “It is important to have a strong webdocumentary community and have this exchange; we need a common starting point to see where we want to go.”  Zlatina Rousseva, artistic director of the Webdoc Meeting, says: “Now we don’t know what a webdocumentary is; if we will have a new language, a new art”.

The “Webdocumentary” is challenging two basic axis of “classical” documentary, which are its detractors’ fears. First, “webdoc” threatens the author figure: with interactivity, code and multiple participatory possibilities the author is no longer the only director. This is one of the key points of 2.0 narratives. But also producers’ roles are at stake: “webdocs”question the legitimacy of authors’ rights or the influx of money that used to come from TV broadcasters.

In English or French there are many well known projects: «Voyage au bout de carbon» (HonkyTonk), «Prison Valley» (Arte), «Géneration Tian’Anmen» (DNA) , «The Empty House» (Gab Web Agency, Peace Reporter), «Gaza-Sderot: Life in Spite of Every-thing» (Arte)… But what can be considered a “webdocumentary project” is not clear. The first projects mirrored the first multimedia CD, others feed themselves with participatory engagements that seem more like audiovisual blogs than documentaries. By now, just France, Germany Canada and the USA are producing these pieces. Another key point is the financial one. Currently, webdoc budgets run from 20.000 to 430.000 euros but produce almost no profits. They have been risky bets for big channels like ARTE or newspapers like “Le Monde” or “Liberàtion”.

In the Webdoc Meeting -regardless of documentary authors’ tendency to cry for funding- filmmakers attempted to be optimistic. Gerald Holubowics, a photojournalist who’s spent 10 years playing with different IT possibilities, says: “ It is the end of monopolies! It is the moment to find those people who would like to invest in our projects!” And Patric Jean, director of the polemic film “La Domintaion Masculine” (2009) says: “The non-linearity allows us to investigate in the incognito spaces of our thought. Financiers should support our experimentation!”.

“Let’s jump!” Concluding the conference, Gerald Holubowics stated: “don’t fear jumping, we have to overcome the fear of making mistakes… Even if we don’t know what webdocumentary is…!”

[1] Webdocumentary or “webdoc” is mostly used in Europe. Interactive Documentary or I-DOC is more used in USA and Canada.

Interview with David Dufresne (May, 2011)

Interview with David Dufresne. Journalist and webdocumentary-maker.

Original in Spanish Published in Gara Journal in April 2011.

“The documentary author is dead”, David Dufresne.

He is known, with Phillipe Brault, to be the coauthor of “Prison Valley” (ARTE, 2010) a French webdocumentary winner of the World Press Photo 2011 Best Multimedia. The webdocumentary allows users to explore the “Prison Valley” in Colorado, a small town surrounded by prisons: “where those who live outside live nearly inside”, says the off voice when we began our cyber-journey. This webdocumentary is the first to combine: documentary and videogame, with also blogs, forum and even a specific I-Phone App. 

Clàudia Prat, Brussels. May 2011.

Inventive and curious, Dufresne participated a few weeks ago in the Webdoc Meeting in Brussels (Belgium). The meeting was held in the framework of the Millenium Documentary Film Festival and it gathered close to a hundred of filmmakers, photographs, coders, designers and students that discussed the opportunities of the web on documentary filmmaking.

David Dufresne walked around satisfied and cheerful. In this innovative meeting he was the one who was most listened to and requested for and demanded by: e-v-e-r-y-b-o-d-y. In the cafeteria, in the sessions, in the hallways: Dufresne was the humble searched star. Obsessed with the possibilities of new narratives and attached to his Iphone, David livened up the sessions without dominating the discussions. He patiently listened to the participants and provided them with his point of view. Brilliant and smart, he overwhelmed pages of notes of many attendees.

 

Why did you decided to do the story on the web?

I am in Internet since 1994 the beginning of the web. But I separated my Internet activist life from the one as journalist. In 2008, there where two webdocs that made my see the light: “Gaza Sderot” (ARTE) and “Voyage au but du carbon” (Honky Tonk). I found them extraordinary. One night, my photographer and friend, Philippe Brault, showed me an article in the newspaper that talked about a city in Colorado with 36.000 habitants and 13 prisons, I told him: “Philippe, I think that’s what we have to do”.

 

To experiment with web?

Yes, our objective as journalists was to poke our nose in the web. We made the proposal to the Center for National French Cinema (FNC) and we contacted ARTE. In the beginning they didn’t support us, they didn’t visualize our project. Finally they said: “Well, we will lend you some money although we don’t really entrust film”. When we arrived in Canon City we realized that we had the perfect scene for a webdocumentary.

 

When was the moment you decided that: “the spectator will investigate and will come with us”?

This was days later, when we were in the motel in Colorado. I woke up one morning and I told to Philippe: “We should build the narrative exactly like this town”. Canon City is the typical American city cross by the main principle road. And I thought: “This will be the linearity of the narration and all the secondary roads that cross the main road will be the vanishing lines and secondary stories”.

After, I also thought that our “house” should be our motel, like it really was in reality.

Many people abandoned the webdocumentary when you told them to “register in the motel” with their e-mail, Twitter or Facebook account.

Yes, but this was our bet. The moment the spectator chooses if he wants to come with us. It is an important moment because Philippe and I, no longer we travel alone. The subject of the action turns to be “we”. It is a crucial moment. Also when the spectator registers we can remember where he left the story and when he re-enters to the webdoc, we can move them to point where it was.

The motel was your real motel?

Yes, and the room is my room. We got the idea from the typical videogame of the 80’s, where you could go around and choose what you wanted to do. Philippe did thousands of pictures and I registered the real sound of the motel. They are real sounds: I think you can feel it in the documentary.

 

A part from Philippe: what was the role of coders and designers in this webdoc?

Every, every day we phone and talked with Upian the “web-producer” company. Before we went to Colorado we look together webdocumentarys, stories, designers and we start thinking different possibilities.

 

Webdoc is the sum of all this professional profiles?

Yes, and for me: this was the most incredible. Upian people didn’t come from the journalism field and they were giving us total freedom. And ARTE professionals too. It was like playing ping-pong: a collective around the work, without ego problems. We were many ego’s walking together, talking from creator to creator. I never thought this could be possible.

You said in this meeting “the author is dead”. But we also see appear a collective author…

Yes, in this kind of Festival I love saying the documentary author is dead. I want to provoke. But I said dead in its “classical way”. The author can no longer be alone: it has changed of place. A camera or a photography director has always had a role, but the filmmaker was the one who finally decided everything. In a webdoc you can’t: you have to connect with many knowledges and energies. You are not alone.

Maybe we are talking about a new author?

Yes, in front the conservatism of the documentary’s world. The author has changed place, it is not where it used to be. It shares the narration with the spectator and becomes an orchestra director.

What do you think about the “participatory myth”?

It’s a myth… but is also the web’s grace. When the documentary will really integrate this idea, when it will go together with participation: it will be the revolution. The hierarchy age of “the one who knows” and “the one that doesn’t know” is finished. Roles are exchangeable. Although participation is not mandatory: is not a sine qua non condition.

 

You filmed Prison Valley in the moment Sarkozy was elected, 5 years ago. One of his statements was to increase the repression in France. What’s the political role of a webdocumentary?

 

Personally, if a documentary pretends to be neutral; it is no longer interesting for me. The documentary has always a point of view; it wants to change something… Documentary is politics. This is not a documentary against Sarkozy but a way of asking ourselves: Do we really want repressive policies’? Well, let’s go to the place where they have the most prisons in the world and see if they are better…

 

 

What risks have the documentary in front of Internet privatization and censorship? The SOPA policy, the closing of websites…?

Being in the web, occupying this territory is very political. We have to protect the freedom of the Internet.. Internet has been an unattended space of communication, it was born from military investigations but we are using it in a thousand ways… Webdocumentary is filmmaking but we can also by affected by the censorship in the Net. It is important to keep struggling for this freedom.

 

What is your current project?

I am working with TOXA, a multimedia platform for NFB (National Film Board of Canada) and co-produced by ARTE. It is a very interesting project but I cannot say anything now. It is a really sensitive subject. The story is in Canada, but it touches worldwide. It is not a Canadian subject. If we achieved to do it we will release it in one-year a half time. I really hope so!

SEAT. Las sombras del progreso.

Publicat a Blogs&Docs Octubre 2012

SEAT. Las sombras del progreso. Llega el webdocumental a España

Los webdocs ya hace unos años que han aparecido en países como Francia o Canadá. Son una mezcla de documental, página web y videojuego que hasta ahora no había llegado a España. Las Sombras del Progreso (2012) es el primero, hecho en Barcelona a través del Master de Documental Creativo de la UAB, y quizás signifique un nuevo punto de partida para la industria y el audiovisual de este país.

Por | 05 Oct 12

Brindemos

Empezamos este artículo descorchando una botella de cava para celebrar la aparición del primer webdocumental realizado en España a través del Master de Documental Creativo de la Universitat Autònoma de Barcelona, que lleva por título SEAT. Las sombras del progreso y ha sido realizado por un grupo de cinco estudiantes del Máster.  Nos felicitamos viendo despegar el futuro 5.0 en el mundo del documental… aunque nos llegue unos diez años tarde (y a pesar de que los anclados en la tradición quizás no vayan a levantar sus vasos).

La palabra “webdoc” (término usado en Francia, también llamado docuweb o I-Doc, de Interactive Documentary, nombre más usado en Canadá), apareció por primera vez en el 2002, en el festival Cinéma du Réel celebrado en el Centre Pompidou de París. Aunque en ese momento no existía ningún webdoc como tal, se intuían líneas y caminos que iban a recorrer las nuevas narraciones híbridas entre web, TV, revistas o blogging. El concepto webdoc describe trabajos y experimentos que podemos ver en Internet, que son de no-ficción y que aparecen como mezcla de videojuego y página web. Consiste en entrar en una web, ver un minuto de película, y poder empezar a elegir qué entrevista queremos ver o escuchar. Se trata de fomentar la participación del internauta haciendo, por ejemplo, guiones colectivos o desarrollando chats y foros de discusión durante el documental. O permitir que un usuario consulte datos y estadísticas mientras sigue escuchando el documental. O que, cuando el usuario salga a la calle, siga vinculado con aplicaciones creadas para smartphones.

En 2002, pues, se habló en Francia de webdocs por primera vez pero no fue hasta 2008 cuando apareció el primero más o menos reconocido como tal: Voyage au Bout du Charbon (2008, LeMonde.fr) de Samuel Bollendorf, que nos muestra el desastre ambiental y social generado por el carbón en China al estilo de los libros “escoge tu aventura”. La definición de webdoc aún está en construcción y durante esos años aparecieron trabajos que no fueron etiquetados como webdoc/idoc, quizás porque el reconocimiento no venía del lado del documental sino de eventos y premios relacionados con la publicidad o con el mundo de la fotografía. Por ejemplo, los Webby Awards Prices, premios a webs y proyectos innovadores de vídeo y publicidad, en 2010 premiaron a David Lynch por su Interview Projectuna road-movie de 30.000 km con entrevistas online de la América profunda, producida en 2009 por Absurda. Un año más tarde, el World Press Photo 2011 premiaba Prison Valley  (2011, ArteTV) un webdocumental sobre el negocio de las prisiones en Estados Unidos como mejor “Multimedia No Lineal”. Su director, David Dufresne, es hoy uno de los creadores más influyentes entre los autores de los webdocs.

SEAT. Las sombras del progreso

En este camino que iniciaron anglosajones y francófonos, Las sombras del progreso (VV.AA., 2012), es la primera aportación a este lado de los Pirineos. Ni siquiera los cinco estudiantes que lo han realizado sabían que, a la complicación inherente a un documental lineal, deberían añadir las que implica un webdoc. Así, explicaron la historia de la empresa SEAT, la fábrica, fundada en 1950 por Franco como la empresa modelo del régimen que se acabó transformando en uno de los principales focos de lucha obrera, pero ocupándose también de ofrecer una nueva narrativa. Tuvieron que lidiar con los hipertextos (o enlaces), coordinar el diseño (en este caso con el apoyo del estudio Estampa), prever la lectura que harían los usuarios y muchos otros detalles como que cada navegador o pantalla vería el webdoc diferente si no se programaba adecuadamente. En definitiva, se trata de una ardua tarea realizada tan sólo en un curso escolar.

La navegación

Cuando entramos por primera vez en un webdoc algunas veces parece la visita a un parque temático. Vemos tantas opciones y caminos que corremos el riesgo de perdernos. Por este motivo, muchos autores optan por ofrecer un mapa o manual de uso que muestre la llamada “arquitectura web” y nos ayude a ubicarnos. En SEAT. Las sombras del progreso, a pesar de varias discusiones sobre si poner o no un mapa, la opción “se quedó en el tintero por falta de tiempo” aclara Jorge Caballero, tutor del webdoc. Teniendo en cuenta que para los internautas de lengua española será quizás de los primeros webdocs que descubran no hubiese estado de más el mapa para que estos navegantes no se conviertan en náufragos. Por ejemplo, según por dónde entremos en el apartado “Mi historia” habrá que clicar encima de los párrafos escritos y luego darle a “Play” para que funcione. De todas maneras, la navegación es, en general, bastante intuitiva: “vimos muchos ejemplos de webdocs y con el paso del tiempo cambiamos nuestro diseño un montón de veces” explica  Sabrina Grajales, una de las estudiantes y correalizadores del webdoc: “para mí lo más importante era pensar en mí misma como usuaria… ¿cómo me gustaría a mi navegar por la página? ¿Dónde deberían estar posicionadas los botones para no perderme?”.

El diseño de este webdoc es sobrio y cuidado: se trata de un dibujo de una cadena de montaje que se va desplazando en horizontal mostrándonos las fases del ensamblaje del clásico coche SEAT 600. Siguiendo el dibujo con el ratón y de forma muy intuitiva, encontraremos temas y personajes que nos adentran en la historia de la lucha obrera. El fondo de pantalla está formado por “fotografías de la época repasadas con dibujo superpuesto” explica David Moya, uno de los integrantes del equipo: “no queríamos vídeo en esa parte porque no queríamos ‘distraer’ con imagen en movimiento. El vídeo forma parte del contenido, de las entrevistas y el dibujo, de la navegación”. Y Marina Thome, otro miembro del equipo, añade: “La mezcla de fotografía de época y dibujo transmite de forma más coherente la propuesta de nuestro documental, una historia que ocurrió, pero que sigue viva”. La empresa Estampa realizó la programación y el diseño en tecnologías basadas en HTML5 que actualmente están desbancado al diseño en FLASH como nuevo estándar para el desarrollo web y con el entorno Processing.

El contenido y la participación

Una de las apuestas más innovadoras del webdoc ha sido el apartado “Mi historia”, donde los usuarios pueden contar su historia de la SEAT. “Pienso que tal vez es lo más interesante de la propuesta” dice Caballero. El usuario que quiera participar puede enviar un texto de 90 caracteres y, gracias a palabras clave que programan  imágenes automáticamente, tendrá un vídeo “propio” con imágenes de archivo más o menos pertinentes subtitulado con su texto. Una novedad y un buen capricho de programación que llamará la atención de los más techis.

Quizás por el doble trabajo de entrar en el mundo Web y a la vez en el mundo documental, se notan carencias en el contenido de la historia. Por ejemplo, nos permite descubrir, clic a clic, la historia de la SEAT, pero cogidos de una sola mano: la de la asociación Memorial Democràtic de Treballadors de la SEAT, cercana al sindicato CCOO. Y aunque como asociación estén haciendo un gran trabajo de memoria histórica, el documental carece entonces de puntos de vista y de cuestionamientos, quizás, más profundos. Más transformadores. Así, en el contexto actual de recortes de los derechos de los trabajadores, la propuesta del webdoc es la de ofrecer “una imagen romántica de la lucha obrera”, como explican David J.Moya y Ferran Andrés, integrantes del equipo. “Quizás mitifica un poco esa época, pero creemos que son valores que hay que recuperar hoy en día”. Y así, tirando solamente piedras al supuesto individualismo de la sociedad, no se cuestiona el papel que han hecho los sindicatos mayoritarios o la precaria situación de los trabajadores más jóvenes de esta empresa.

Es una lástima, pues, que tanto trabajo técnico sólo haya servido para responder a la imagen fantasma que el franquismo quiso hacer de la SEAT sin llevar el documental a la Barcelona del 15M y de los recortes estructurales. Esta es una visión crítica que los propios autores asumieron, “estamos contentos porque salió un proyecto muy digno e interesante, pero hay que trabajar mejor la investigación y profundizar el punto de vista y el tratamiento” especificó Caballero.

El material audiovisual está basado en archivo y entrevistas, esencialmente. Estas últimas tiene una relación cámara – personaje que no es casual ni aleatoria. Los entrevistados miran siempre a cámara y se dirigen de modo directo al espectador. Como si esa presencia del punto de vista del autor antes exigida quisiera ser omitida, como si estos “guardianes de la memoria” y el usuario se encontrasen solos cara a cara a través del ordenador, haciendo ver que no hay ningun intermediario en ningún lado. Este gesto de entrada sorprende, por inhabitual en el cine documental de hoy, pero más adelante consigue un clima íntimo, de confianza y de mensaje sincero, cercano, y a la vez tiene un tono educativo, didáctico.

El futuro de los webdoc

Los webdoc, como muchas novedades, tienen también sus detractores. Los productores no entienden de dónde sacarán el dinero si el webdoc está online y los autores más clásicos tienen miedo que las historias se pierdan entre enlaces y botones. A menudo aún se escucha con bastante recelo la entrada de palabras como videojuego o interactividad en determinados sectores. La realidad es que con dos meses de vida y agosto por en medio el webdoc ha recibido unas 1000 visitas y las felicitaciones de algunos trabajadores de la SEAT y de compañeros del mundo audiovisual.

Actualmente no hay bibliografía webdoc y escasos puntos de encuentro (el WebTv Festival reúne bastantes webdocumentalistas -más comerciales que documentales- y el Millenium Web-doc Meetings nació este mismo año en Bruselas). Encontramos una publicación especializada en francés, WEBDOCU, y artículos dispersos. Aunque no sepamos si hay que estudiarlo en facultades de ingeniería o de documental todo indica que se avecinan webdocs. En Barcelona, por ejemplo, en el marco del Festival l’Alternativa (este noviembre) habrá una mesa redonda especializada. Se espera también el lanzamiento por parte de TVE de su primer webdocumental. Mientras en Francia incluso los estudiantes de ciencias políticas realizan trabajos del tipo webdoc aquí, de momento, celebramos el logro de estos estudiantes de documental de la UAB.

– – – –

FICHA TÉCNICA
Realización: Ferran Andrés, Cristina González, Sabrina Grajales, David J. Moya, Marina Thomé
Producción: Cristina González
Realización y producción audiovisual: Ferran Andrés, Cristina González, David J. Moya
Producción de contenidos digitales: Marina Thomé
Traducción y subtitulado: Sabrina Grajales
Diseño y programación: Estampa
Coordinación del proyecto: Jorge Caballero
Dirección académica: Josep Maria Català
Producido por: Máster en Documental Creativo de la UAB
Con la colaboración de: Citilab Cornellà
País y año de producción: España, 2012

Entrevista David Dufresne (Prision Valley)

Publicat al diari Gara. Maig 2011

«Si un webdocumental es neutro no me interesa: un documental es un acto político»

David Dufresne

Periodista y webdocumentalista

p054_f01_119x116.jpg

Clàudia Prat | BRUSELAS

Es conocido, junto a Philippe Brault, por ser el coautor de «Prison Valley» (Arte, 2010), un webdocumental francés ganador del World Press Photo 2011 Mejor Multimedia no lineal. El documental habla del Valle de las Prisiones de Colorado, la zona con más prisiones del mundo.

Inventivo y curioso, Dufresne paseaba hace pocas semanas por el Webdoc Meeting de Bruselas. El encuentro de webdocumentalistas se celebró en el marco del Festival de Documental Millenium y reunió a un centenar de realizadores, fotógrafos, programadores web o diseñadores que reflexionaron sobre las nuevas posibilidades que la red ofrece para este género, todavía poco explotado y escasamente definido que está entre las fronteras de la televisión web, las revistas on-line o los blogs. David Dufresne paseaba contento y tranquilo porque en el marco de este innovador encuentro él era uno de las personas más escuchadas e interpeladas en cafés, sesiones y pasillos. Obsesionado con las nuevas posibilidades de la narración y agarrado a su iphone, David amenizó las sesiones del Webdoc Meeting sin avasallar a los presentes con su experiencia y demostrando su paciencia en escuchar y aconsejar a los nuevos webdocumentalistas. Brillante y punzante, a más de uno le hizo tomar páginas y páginas de notas, y observarle entre pasillos.

¿Por qué hacer una historia en la web?

Estoy en internet desde 1994, desde los inicios de la red. Pero había separado mi vida de activista internauta de la de mi trabajo como periodista. En 2008 hay dos webdocs que me hacen ver la luz: «Gaza Sderot» (Arte) y «Voyage au but du carbon» (Honky Tonk). Los encontré extraordinarios. Cuando una noche mi amigo y fotógrafo colaborador Philippe Brault me enseñó un artículo de periódico viejo que hablaba de una ciudad en Colorado con 36.000 habitantes y trece prisiones, le dije «Philippe, creo que esto es lo que tenemos que hacer».

¿Y hacerlo experimentado con la web?

Sí, desde el principio lo que queríamos era curiosear, probar en la web. Luego propusimos el tema al Centro National de Cine de Francia (CNC) y contactamos con la gente de ARTE. Al principio, no veían claro lo que queríamos hacer, el por qué teníamos que irnos hasta Colorado. Pero, finalmente, Arte (el canal franco-alemán de televisión que emite programas de calidad) dijo: «Bueno, os dejaremos un poco de dinero, pero no confiamos mucho en el proyecto». Una vez en Cañon City nos dimos cuenta que sí, que teníamos el escenario perfecto para un webdoc.

¿Cuál fue el momento de decir: «el espectador investigará y vendrá con nosotros»?

Esto nos llegó unos días más tarde, en el motel donde dormíamos. Me desperté una mañana y le dije: «Philippe, vamos a montar la narración como el pueblo». Cañon City es la típica ciudad americana que está atravesada por una carretera recta y  principal, y pensé: «Ésta será la linealidad de la narración y todas las carreteras perpendiculares serán las líneas de fuga, de ir y volver a la historia». Luego, pensé que nuestra «casa» sería nuestro motel, como lo era realmente. Y en el motel pediríamos al público que se registrara.

Mucha gente ha abandonado el webdoc en este punto, cuando han visto que a los pocos minutos se les obligaba a inscribirse, a dar un mail o el acceso a Twitter o Facebook.

Sí, pero es una apuesta. Es el momento en el que el espectador elije si quiere venir o no con nosotros. Y es un momento importante, ya no viajamos Philippe y yo, somos nosotros dos y el espectador. El sujeto de la acción pasa a ser: «nosotros». Es un momento crucial. Además, cuando el espectador se registra nos permite controlar donde se queda en la historia. Así cuando vuelve a la página no hace falta ver toda la historia de nuevo, van al punto donde estaba.

¿El motel que vemos en el webdoc es el motel real, donde se alojaban?

Sí, la habitación es mi habitación. Sacamos la idea un poco de los típicos videojuegos de investigación, donde puedes dar la vuelta a la habitación y elegir qué quieres hacer. Philippe tiró cuarenta mil fotos y yo registré todos los sonidos. Son los sonidos reales del motel, creo que esto se nota en el documental.

Aparte de Philippe, ¿qué papel juegan en esto los programadores y diseñadores web?

Cada día hablábamos por teléfono con Upian, la empresa de diseño y programación web que trabajó con nosotros. Ya antes de irnos estuvimos mirando juntos qué se había hecho hasta el momento, qué webdocs se habían hecho, diseños, historias…

¿Webdoc es la suma de todos estos perfiles profesionales?

Sí, para mí es increíble. Esta gente no venía del periodismo y nos dieron unos medios y una libertad total. La gente de ARTE, también. Fue como jugar al ping-pong. Es un colectivo alrededor de una obra y sin problemas de ego porque hay muchísimos egos por medio, pero vamos todos juntos. Hablábamos de creador a creador y para mí esto es lo importante. Lo es todavía. No pensaba que fuera posible.

En un momento dijo que «el autor ha muerto», en cambio aparece aquí un autor colectivo.

Sí, en un festival de cine me encanta decir que el autor ha muerto. Es para provocar. Pero sí que me refiero «muerto» en el sentido clásico de la palabra. El autor no puede estar solo. Un cámara, un director de foto, tienen un papel muy importante, pero el realizador acaba marcando. En el webdoc no puede, tiene que conectar con saberes y energías.

¿Hablamos de un nuevo autor?

Sí, frente al  conservadurismo del mundo documental. El autor ha cambiado de sitio, ya no está donde estaba antes. Primero porque comparte la narración y pasa a convertirse en director de orquesta.

¿Qué piensa del mito de la participación?

Es un mito… pero es esencial porque es la gracia de la web. Cuando el webdocumental integre bien esta idea, cuando vaya junto con la participación, esta será la verdadera revolución. Se acabó el que sabe y el que mira: se intercambian papeles. Aunque igualmente si no hay participación no pasa nada, no es una condición sine qua non.

Fueron a grabar a Prison Valley porque fue el momento que Sarkozy fue elegido, hace cinco años, y porque hablaba de incrementar la represión en el Estado francés ¿Que rol tiene el webdocumental a nivel político?

Personalmente, si un webdocumental es neutro no me interesa. El documental pone siempre una mirada en el mundo, quiere cambiar algo…, es un acto político. No era un documental anti-Sarkozy, era decir: ¿queremos la política represiva de Sarkozy? Vamos al sitio con más prisiones del mundo a ver cómo están.

¿Qué riesgos corre el webdoc frente a la privatización y el control de internet? O la ley SOPA, el cierre de páginas…?

Estar en la web, ocupar ese terreno, es muy político. No hay razón de dejar la web a las grandes empresas ni al Estado. Internet ha sido un espacio inesperado de comunicación, salió de investigaciones militares, pero lo hemos utilizado de mil maneras. El webdocumental son películas, pero también se verían afectadas por la falta de libertad en la red. Es importante que la gente que lucha por estas libertades siga haciéndolo.

¿En qué trabaja actualmente?

Preparo un proyecto con TOXA, la plataforma multimedios, para la ONF (Oficina Nacional del Cine de Canadá) y coproducido por ARTE y la FMC en Montreal. Es un proyecto importante, pero no puedo decir nada porque políticamente es bastante sensible. Pasa en Canadá, pero en realidad toca el mundo entero. No es un tema canadiense… es mundial. Si sale, será de aquí a un año y medio. Esperemos.

Una historia interactiva por el valle de las cárceles

«Prison Valley» es una historia interactiva que nos lleva a viajar por Cañon City, una ciudad rodeada de trece prisiones y con tan solo 36.000 habitantes. «donde aquellos que viven fuera, viven casi dentro», nos advierte el webdoc antes de empezar la narración. Este webdocumental, solo disponible en inglés y francés, es el primero que mezcla documental y videojuego con blogs, foros, e incluso una aplicación específica para iphone.

Dufresne y Brault nos llevan de la mano por «Prision Valley», en una historia donde el usuario elige qué zonas quiere o no quiere conocer de Cañon City e incluso con algunos bonus informativos de regalo si el espectador investiga bien el paisaje y la ciudad.

David Dufresne parece que ha marcado con este webdoc, y sin casi saberlo, el antes y el después del nuevo «género». Sí ya podemos llamarlo género, el «webdocumental». C.P.

Webdocumental: posibilidades de la narración 2.0

Publicat al diari GARA. Maig 2011

La hoja en blanco ha desaparecido y los realizadores de documental empiezan a jugar. Ya no escriben párrafos; dibujan círculos, cruces y capas, y buscan nuevas fórmulas. Y no sólo ellos: programadores web, productores, narradores, fotógrafos o periodistas han estado dos días en Bruselas debatiendo sobre el futuro de las historias de no-ficción.

p054_f01.jpg

Clàudia PRAT

Fue exactamente hace diez años, en 2002 y en el marco del Festival Cinéma du Réel del Centro George Pompidou de París, cuando se citó por primera vez la palabra «webdocumental». Este Festival era y es el referente del cine documental del mundo y, en 2002, aunque no existía ningún «webdoc» como tal, se intuían líneas y caminos que iban a recorrer las nuevas narraciones 2.0.

«El webdocumental es un género aún poco explotado y parece que muy poco definido, porque está entre las fronteras de la televisión web, las revistas on-line o los blogs», decía el panfleto promocional de la precursora sesión. Aunque la palabra «webdocumental» sigue siendo desconocida para la mayoría -excepto para un público francófono y anglosajón muy específico-, sí que diferentes experimentaciones y proyectos han sacado la nariz en Internet y en diferentes festivales de documentales: son los trabajos que hoy podemos considerar las obras pioneras del webdocumental.

Pero, ¿qué panp054_f01orama ofrece el webdocumental? Sumemos historias de ficción o documental, interactividad, diseño web y videojuegos y, de pronto, las puertas del futuro -y no tan futuro- se abren. A efectos prácticos, un usuario entra en un webdocumental y ve que le piden elegir su propio camino, que siga él mismo la investigación periodística, que puede sugerir semana tras semana cómo quiere que un grupo de realizadores filme un corto, que puede hablar con otros usuarios vía chat durante la película que ve on-line o preguntar al entrevistado mientras ve el video en una aplicación móvil. Todo un mundo de posibilidades que corretean entre la interactividad, la participación, la narratividad y el mundo multimedia.

Este fin de semana, en el marco del Festival de Documental Millenium de Bruselas -un festival internacional de documental social independiente-, se ha organizado el primer Webdoc Meeting; es decir, el primer encuentro de webdocumentales. «Las televisiones están reduciendo el presupuesto en documentales y el Festival Millenium es una insurrección contra el monopolio que habían creado los mass media. Utilizar la web nos parece una forma democrática de hacer documental y, además, ahora es un momento clave que debe ser analizado», explica Lubomir Guéorguiev, presidente del Festival.

Durante los dos días del encuentro, un centenar de personas de perfiles muy diversos se han reunido en conferencias cerradas y debates: «Antes de hablar de webdocumental, es importante crear  una comunidad e intercambiar experiencias. Necesitamos ese punto de partida para ir viendo qué caminos ofrece la web». Y Zlatina Rousseva, directora artística y programadora del Webdoc Meeting, explica: «Aún no sabemos bien qué es el webdocumental ni si habrá un nuevo lenguaje, un nuevo arte».

El webdocumental compromete de pronto dos ejes básicos del documental clásico, de ahí el miedo de sus detractores. Primero, se ve amenazada la figura del autor: con la interactividad, la programación y las múltiples posibilidades de participación, el autor pasa a otro plano. Este es uno de los puntos claves de la narración 2.0. Pero, además, pone en jaque a los productores, cuestionando la legitimidad de los derechos de autor o el dinero que proviene de la difusión en televisión.

En inglés o francés son muchos los webdocumentales conocidos: «Voyage au bout de carbon» (HonkyTonk), «Prison Valley» (Arte), «Géneration Tian’Anmen» (DNA) , «The Empty House» (Gab Web Agency, Peace Reporter), «Gaza-Sderot: Life in Spite of Every-thing» (Arte)… Pero el concepto de webdocumental en sí no está claro. Las primeras experiencias parecen CDs interactivos y otros se nutren tanto de la participación que parecen blogs audiovisuales. Y, hasta ahora, sólo se han hecho webdocs en el Estado francés, Alemania, Bélgica, Canadá y EE.UU. Otro de los temas clave es la financiación: hasta ahora los presupuestos han bailado entre los 20.000 y 430.000 euros, sobre todo gracias a apuestas por la innovación que han hecho grandes cadenas como «ARTE» o periódicos como «Le Monde» o «Liberàtion».

En el Webdoc Meeting -y a pesar de la tendencia de los autores a lamentarse por la falta de fondos- se ha intentado remirar el mundo con optimismo. Gerald Holubowicz, fotoperiodista que lleva 10 años jugando con las nuevas tecnologías, dice: «Es el fin de los monopolios, el momento de buscar toda esta gente que hay en Internet y que puede ayudar a financiar nuestro trabajo». Y Patric Jean, director de la polémica película «La Domination Masculine» (2009), dice: «La no-linealidad nos deja investigar el terreno incógnito del pensamiento. Los financieros tienen que apoyarnos para que experimentemos». «¡Saltemos! -acaba Gerald Holubowicz su conferencia-, no tengamos miedo a saltar, hay que probar sin miedo a equivocarse… ¡Aunque no sepamos qué es!».